La lógica madridista

Antes de empezar quiero resaltar el carácter de estas letras. Más allá de informar sobre el partido quiero trasladar el efecto que sobre mí tuvo compartir el encuentro rodeado de aficionados madridistas.

Espero no ofender a nadie con mi relato, en el que la ponderación no tiene cabida.

A aquellos madridistas que aún sobreviven.

Para los atléticos.

‘Razonamiento madridista’

El enfrentamiento tenía lugar en un escenario conquistado hace, relativamente, poco tiempo aunque en un ambiente diferente. La final de Copa no había hecho olvidar los últimos catorce años, aunque sí había aliviado lo anteriormente padecido.

Los minutos iniciales del encuentro no eran favorables para disipar las dudas de una hinchada que aún se atrevía a asistir al campo del máximo rival, al menos, históricamente hablando y en la actualidad, básicamente sostenido por el espacio geográfico que ambos habitan. La rivalidad, incomprensible dentro del marco lógico por la desmesurada disimilitud en el ámbito económico, era continuada por el deber del honor.

Apenas habían transcurrido diez minutos cuando el recién descubierto Diego Costa, por obra y gracia de Diego Pablo Simeone, estrenaba el marcador. El Bernabéu enmudeció. Tan sólo unos adelantados al resto de masa madridista empezaban a cargar contra su propio equipo. El mismo equipo que hacía diez minutos habían defendido a muerte y por el que lucían un color artificial en una camisa inerte.

Los improperios hacia los jugadores del Manzanares, aquellos que llevaban catorce años sin ganar un derbi y que no formaban un conjunto, económicamente hablando, aceptable, no habían comenzado aún. Faltaban ochenta minutos.

Frente al gris transcurso de la primera parte para el equipo grande, los ánimos empezaron a caldearse: ¿Cómo es posible que un equipo como el Atleti nos vaya ganando?’ Por segunda vez consecutiva y en su casa -si queremos hacer daño- Pues lo era.

Al término de la primera mitad, y tras el descanso los ánimos madridistas decaían al puro estilo de Wall Street un 29 de octubre de 1929.

Frente a la falta de argumentos para el pésimo juego de un plantel cuyo valor monetario –por otra parte, el único que tiene para este colectivo- supondría un importe mayor que todo el activo del Atlético, comenzaron con los agravios.

Repetitivos, infundados, vulgares y simples. El término señorío –propulsado desde el departamento de Marketing de la entidad madridista– desaparecía de forma estrepitosa. En un intento de ofensa hacia los seguidores atléticos, rebuznaban elementos que me permitiré transcribir: ‘Hijo de puta’, ‘perdedores’, ‘puto mono’, […], ‘hijo de puta’.

Frente a la ineptitud de su plantel millonario, lo único que quedaba era quejarse de un arbitraje que, esta vez, no tuvo la oportunidad de señalar una falta inexistente en el área visitante.

Los términos descalificativos continuaban a medida que el tiempo para el final del partido se reducía. La victoria del Atlético frente al Real Madrid, en el Santiago Bernabéu y, esta vez, en liga se situaba cada vez más próxima mientras lo onírico de la situación se iba disipando.

Ignorando la repetición alusiva a la madre de todos los atléticos, hubo una voz que se atrevió a entonar el siguiente enunciado: ‘Estos putos patéticos, todavía tendrán cojones a hablar’

Tras tal aberración, continuaba su razonamiento madridista: ‘Qué pena dan, dos millones de mierda por el puto Villa’, ‘¡Catalán, hijo de puta!’-continuó-.

Frente a lo irracional de la situación y tras contemplar a un jugador de cien millones sentado en un asiento Recaro durante más de cuarenta y cinco minutos, decidí transcribir y compartir esta vivencia, para defender algo que creo que todos sentimos.

En el caso de una afición como la nuestra, no tenemos cojones a hablar porque hayamos ganado. Hemos tenido los cojones de hablar durante los últimos catorce años y el actual no iba a ser menos.

A pesar de que el término aficionado se extiende a lo largo de los clubes deportivos del panorama internacional, aquellos que de verdad lo son estarán siempre, en las buenas y en las malas. En primera división, segunda o en regional. Algo que vosotros, queridos, no entenderéis jamás.

Habéis construido un club artificial, presidido por un empresario cuya única función es la que el neoliberalismo le ha enseñado, esto es, la búsqueda del máximo beneficio. En ocasiones muestran vuestro querido club como el ejemplo del éxito deportivo. Y se confunden. El éxito deportivo es aquel conseguido a través de inculcar unos valores, un sentimiento y un compromiso por defender aquello que la afición defiende. Vuestra conversión mercantilista ha llegado a un punto de no retorno. La adquisición de Bale, por cien millones, es un ejemplo más de vuestra falta de cordura, de las sandeces que vuestro querido presidente está dispuesto a hacer con tal de mantener un cargo que utiliza a su beneficio. Esta es vuestra ‘lógica madridista’.

No somos ejemplo a seguir, ni pretendemos serlo. Somos diferentes. Es cierto que no gozamos de la mejor gestión, tampoco disponemos de un capital como el vuestro pero hay algo que tenemos. Es algo que no se puede comprar, por ello, vosotros jamás lo tendréis.

Esto es el sentir, el vibrar, el sufrir y, en definitiva, el vivir por unos colores defendidos hasta la saciedad sin obviar la crítica merecida en los momentos requeridos. Y todo esto en un momento en el que sin vuestro proyecto, vuestros ingresos y vuestras incorporaciones estratosféricas, hemos conseguido demostrar más.

‘Durante catorce años habéis ganado y tenéis nueve Ligas de Campeones’, ahí tenéis vuestra frase.

Pero a día de hoy sólo formáis un grupo de estrellas, que lucen por sí solas, pero que nunca formarán una galaxia.

La sensación de alegría, de reconocimiento, de tranquilidad y paz que este triunfo supone produce un estado que jamás entenderéis. Y esto es así porque se trata de un triunfo trabajado, que emana desde la humildad y la constancia.

Querido madridista, a pesar de la falta de apoyo por parte de los medios de comunicación, del apoyo al bipartidismo futbolístico y de la escasez de medios, nosotros ya hemos hablado en el campo.

Propiedad del Club Atlético de Madrid SAD.

Anuncios

13 comentarios en “La lógica madridista

  1. Propugnar al Atlético como un equipo humilde frente al Real Madrid sólo es un paralelismo impreciso que recuerda a la comparativa de Barack Obama frente a George Bush. Aquí no hay que mirar quién es el que cojea menos, ni quién ve más. El tuerto no es el rey de los ciegos. De hecho, hablas de neoliberalismo siendo forofo de un equipo que, no sólo ahora sino 14 años incluso, se podría tachar del mismo adjetivo. No hay que olvidar nunca el pasado. Aun en esos 14 años, había un hombre llamado Jesús Gil, otros Giles y Marines… ni Cerezo creo que sea un santo varón hoy día. Con esto, sólo pretendo decir, que no disfraces al Atleti de pseudo-humilde. No lo es, ni siquiera una gran parte de sus aficionados. Para hablar de ello, gusta más que lo hagas con el propio Cádiz; o salir de España, y hablar del St. Pauli. O el Celtic de Glasgow. Me da igual. Las generalizaciones son más odiosas, quizás, que tus comparaciones. Titular este texto como “lógica madridista”, se reduce al sectarismo de uno más que aplica la “lógica colchonera”. Y no. Si quieres hablar de política, hazlo con rigor, con un poco de imparcialidad y empatía. Lo único que se puede aplaudir, hoy por hoy, es el fútbol colchonero. Que no su afición, que debería saber que la Liga es constancia y no fanfarroneo en un septiembre. Porque todos sacamos 10’s en septiembre.

    1. En primer lugar, agradecerte el tiempo dedicado a leer mi blog.
      Respecto a la similitud que propones entre ambas entidades me gustaría aclarar algo. Frente a la situación de sociedad anónima que sufre el Atlético, tras la reconversión en la década de los ochenta, los seguidores atléticos no tienen la capacidad de elegir su presidente. Fue entonces cuando, el mayor accionista en ese momento, de forma poco ética y cometiendo irregularidades como demuestra una sentencia accesible a todos, Jesús Gil, accede a la presidencia del Club, es más, se convierte en su propietario. Me parece un elemento inválido para la réplica que planteas, dado que esta situación ha derivado en la pérdida absoluta de poder para los aficionados al mismo tiempo que la estela del éxito ha ido desapareciendo. En el caso del Real Madrid, la figura de presidente es elegida de forma periódica en asambleas en las que los socios con derecho a voto eligen el futuro de su club. Es ahí dónde reside la principal diferencia entre ambos clubes y la que creo no has llegado a divisar entre líneas en mi crítica.
      Por otra parte, comprenderás que al tratarse de un blog de carácter personal nadie limita la temática del mismo.
      Finalizando, te vuelvo a agradecer que hayas leído este blog y te hayas detenido a redactar tu mensaje. Anoto tu critica con la cual intentaré, dentro de lo posible, construir una base para el futuro.

  2. Estoy de acuerdo en todo lo referente al borreguismo de los Madridistas forofos de chándal e insulto, pero patinas en muchas cosas.

    Lo primero, dale el mérito al Rayo Vallecano de pulir al Diego Costa que ahora tenemos. Luego antes de tachar de neoliberalista brutal a Florentino (Ojo, que lo es) tratando al Atleti como si fuera un equipo ejemplo de economía humilde, no olvides que nuestro equipo ha estado y está llevado por mafiosos estafadores que deben mucho, mucho dinero.

    El único ejemplo aquí es Simeone y la plantilla, pero por desgracia, ellos solos no son el Atlético de Madrid, así que como entidad no puedes ponerlo a la altura de equipos humildes y trabajadores.

    La liga es larga, y paletos hay en todos los bandos, paciencia Alex.

    1. Como bien sabes, Álex, Diego Costa ya ha pasado por varios equipos tales como Valladolid, Rayo Vallecano, etc. Si bien es cierto, descubrimos su faceta más reciente en éste último, tras su vuelta al Atlético con Gregorio Manzano al frente, no vislumbrábamos un futuro tan prometedor en ninguno de los posibles, hecho por el cual he decidido otorgar una mayor importancia a Simeone, opinión que puedes compartir o no, y que yo aceptaré de cualquier modo. En cuanto al tema Florentino, cómo seguidor atlético que me consta eres, deberías conocer la historia del club y el proceso de conversión a SAD con sus fatales consecuencias, por ello no creo que sea necesaria su explicación más allá de recalcar que, nosotros, socios o no, no podemos optar por otra directiva pese a existir bloques de oposición, organizaciones débiles que coexisten en un clima constante de crispación. Por ello intento engrandecer la figura de la masa que sostiene, en definitiva, a ese club.
      Te agradezco la lectura de estas líneas y que hayas redactado esta crítica bien recibida, un saludo.

  3. Así se habla, aunque llevan tanto tiempo teniendo que comerse su mier.. que lo fácil es insultar.
    Unos ganan por ‘tiki-taka’, otros por cojones y estos merenges a llorar.

  4. Eso que dices de haber construido un club artificial sería un tema muy pero muy interesante de debate. Si alguien es del Madrid es porque le gusta lo fácil (en su gran mayoría).

  5. Es evidente que el que no me ha entendido, eres tú, genio. Con todos los respetos. Me explico. Yo no pretendo propugnar al Madrid, más que nada porque pienso peor que tú de ellos e incluso siendo madridista. Madridista de los románticos -de los que sabe diferenciar un ideal que marca una filosofía futbolística a un ideal basado en lo comercial-. Un enamorado del madridismo antiguo, vamos. Por eso, obviaremos al Madrid, ya que estoy de acuerdo en tu descripción, por lo menos en gran parte. Lo que quiero puntualizar o, en resumen, es bajar del pedestal a tu Atleti. Una cosa es ganar y hablar del propio fútbol, me parece genial -pero eso es otro tema- y, otra muy distinta, es meter pinceladas pseudo-políticas intentando dejar en mejor lugarna un ATM que te puedo asegurar que tiene inumerables cosas que convertirían este texto en un panfleto hipócrita. Y, en realidad, no aseguro que lo hayas hecho para ensalzar -tendrás otras razones-, pero creo que tienes un verdadero problema, guiado por el forofismo, si crees de veras que lo que has escrito -la parte del rollito ese, yendo de que tu club es súpercomprometido, y ya hablando en plata- es cierto.

    En definitiva, independientemente de cómo ha sido la construcción del club; hayan, o no, elegido los socios/accionistas -que no afición- a su correspondiente presidente, sigue siendo otro equipo neoliberalista. Si piensas que el Atleti no lo practica, estás equivocado: lo hace y, como ya te he dicho, años atrás muy a menudo. Y, pese a todo, en otras épocas ha sido un equipo más próspero que el propio Real Madrid. Te invito a estudiar la historia de tu club, como le has ofrecido a @Alex__11. Cabe destacar que hasta llegó a ser el equipo del bando nacional, de la escuadra aviadora -supongo que eso sí lo sabes-; mucho antes de que Franco se aprovechara del éxito del Madrid, y no viceversa, como muchos creéis. Todo esto, se aprende leyendo a gente documentada, como Javier Marías, y no quedándose con lo que dicen los forofos de a pie que sólo cogen periódicos deportivos como referencia informativa. El Atleti, por así decirlo, no es que sea lo más capitalisto como club, pero vamos, es de veras otro club con mucho que limpiar. Mucho.

    1. Intentando no ser repetitivo, volveré a hacer hincapié sobre el momento de constitución del Atlético en SAD. Básicamente porque no es lo mismo elegir periódicamente a un presidente en una asamblea que sufrir a un dueño del club. Por otra parte, es cierto que no todos los aficionados son socios, pero se entiende que lo socios, en su totalidad, son aficionados. De algún modo, los atléticos, a los que intentas comparar con la masa madridista, no deciden el futuro ni las pautas de la gestión. La parte histórica de tu querido equipo prefiero obviarla, pues sólo acarrearía más diferencias entre nosotros. En cuanto a los términos pseudo-políticos, creo que están en un contexto asequible para la mayoría de lectores, pues sus negocios en Valdebebas, Chamartín o el propio Bernabéu por todos son conocidos. Como ya dije en la entrada, no pretendemos ser ejemplo a seguir, y cuando hemos tenido que protestar por diversos problemas que nos perjudicaban, lo hemos hecho. La Directiva, derivada de una apropiación indebida según sentencia, es el principal aspecto negativo del Atleti. Lo sabes tú y lo sabe cualquiera. Entiendo que cuando hablo de esa supremacía respecto a tú equipo te ofenda. Y más si lo malinterpretas como lo estás haciendo. Hablo en términos de entrega, una entrega que, este año básicamente, veo en los jugadores de mi equipo. Y que, personalmente, no veo en el tuyo. Entrega, lucha y constancia. En definitiva, elementos impregnados por Simeone.
      Comprendo que no compartas mi visión, pero es la que me permito transcribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s