La memoria del fútbol

El Real Madrid confirma el acuerdo con el FC Porto para el traspaso de su capitán, Iker Casillas. El guardameta abandona el club blanco tras más de 25 años en la entidad madridista y 16 en Primera División.

El fútbol moderno ha acabado con uno de los emblemas más importantes del panorama internacional desde inicios de este siglo. Iker Casillas comenzó en las categorías de prebenjamines a inicios de la década de los noventa, donde fue creciendo hasta debutar con el primer equipo el 12 de septiembre de 1999, en San Mamés. Ese año, conquistó La Octava y se convirtió en el portero más joven en ganar la Champions League.

Al año siguiente, ya con Florentino Pérez como Presidente, consiguió su primera Liga. En la temporada 2000/01 Iker perdió la titularidad en detrimento de César Sánchez, por decisiones del por entonces entrenador, Vicente del Bosque. No obstante, la notabilidad de Casillas iniciaría su auge en la final de de Glasgow, en 2002, frente al Bayern Leverkusen, cuando César se retiró lesionado e Iker resolvió el partido con varias e importantes intervenciones que permitieron conquistar La Novena.

Casillas frena al delantero del Bayern Leverkusen en la final de Glasgow (2002)

La llamada del seleccionador nacional, Antonio Camacho, para el Mundial de Corea de 2002 supuso la titularidad indiscutible en ambos conjuntos.

Entre sus éxitos deportivos se encuentran un Mundial, dos Eurocopas, cinco Ligas, dos Copas del Rey, cuatro Supercopas de España y tres Champions League, dos Supercups, un Mundialito de Clubes y una Intercontinental. A distinción individual, fue nombrado Zamora en la temporada 2008, mejor portero de la Liga en 2009 y 2012 y Guante de Oro en el Mundial de Sudáfrica en 2010.

Con su salida del club madrileño se cierra un círculo iniciado hace más de una década. El fútbol moderno se lleva a uno de los últimos jugadores de una estructura deportiva basada en la educación y representación en base a unos valores que acompañan a los jugadores hasta su retirada.

Iker Casillas ha representado y defendido desde su estrato público la identidad de un club histórico en manos de un mercader. El que fuera capitán de uno de los equipos más importantes del mundo no sólo deja huérfano a una generación que creía en la vinculación eterna a unos colores, sino que deja en completa decadencia al actual sistema deportivo.

Florentino Pérez llegó casi al mismo tiempo que Iker. La llegada del primero supuso un desembolso económico nunca visto que inauguró la explotación de un mercado tóxico que ha acabado con el segundo.

La caída de Iker es obra de intereses particulares. La ambición de Florentino y José Mourinho derivó en la denigración de un capitán educado con un señorío hoy inexistente. El sector borreguista mourinhista se unió a la llamada de su pseudo-líder acabando con el de verdad. La prensa deportiva afianzó su deterioro.

La alegoría madridista se va por la puerta de atrás como ya hicieran otros tantos.

Ganaron las contrataciones millonarias con ingentes presentaciones. Ganó el fútbol moderno. Y esta es su memoria.

Iker Casillas | RFEF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s